Red de escritores en español

domingo, 28 de enero de 2018

El Bolsón


La historia de los Hippies en El Bolsón


En 1969 llegaron a El Bolsón los primeros “hippies”, inspirados por los originales hippies que pelearon contra la guerra de Vietnam en EEUU y quienes por primera vez presentaron al mundo una vision alternativa de la vida social en contra del sistema establecido, perspectiva quizas adelantada para el nivel de conciencia mundial y el de ellos mismos. En El Bolsón, se trató de un grupo de personas que deseaba practicar la convivencia con la naturaleza planteándolo como un rechazo a la progresiva industrialización, guerras y capitalismo extremo que se observaba en el mundo y se observa hoy.


comunidad


Argentina, mayo, 1971. En el sillón presidencial estaba sentado el general Agustín Lanusse. Las comisarías incluían servicio de coiffeur. En el Teatro Argentino, propiedad de Alejandro Romay, un público cincuentañero llevaba prismáticos para ver los desnudos de Hair. Un musical espejo del movimiento hippie en el que, entre otras cosas, se condenaba a la sociedad de consumo



¿Por qué El Bolsón?


hippie


El Bolsón, paraíso natural, representó para estos viajeros la energía que los motivaba. Llenos de entusiasmo y con sentimientos puros, descubrieron cada mañana los rayos del sol que coronan las montañas, los bosques, los senderos, los lagos y los ríos.

Intentaron establecer una comunidad con mucho empeño.
Según el escritor local Juan Matamala: “La idea original que los movía era la convivencia en grupo y llevar adelante el amor a la naturaleza, la comunidad de intereses y volver a la tierra, el autoabastecimiento y la paz interior”

Al principio, se asentaron en las cercanías del “Puente del Cementerio” alquilando un espacio en la chacra de Chatruc.

Dos relatos centrales se entremezclan en el documental "Hippies en el Bolsón" de "Paco" Caparrós: el de Verónica Raya y el de "Tato" Álvarez, ex miembros de las comunidades "Del río Azul" y "El Arca". Ambos llegaron en busca del regreso a la naturaleza y detrás del sueño de cultivar y vivir de lo que les diera la tierra.

Cuenta Verónica: "Primero fueron tres compañeros nuestros y a los siete días llegamos nosotros a dedo. Tenía 19 años". Corría el año 1969 y en Buenos Aires se había estrenado la opera rock "Hair". Fueron algunos miembros de la compañía los que primero arribaron a El Bolsón.

Llegada


Y así se fueron formando diferentes comunidades. Eran grupos que sabían que había que producir un cambio en este planeta, que el sistema económico no daba para más. La gente podía ir y acceder e instalarse sin poseer propiedad, aunque tampoco aspiraban a quedarse con la tierra.

Una fue el cambio de las formas de vida separando espacios de vida comunitaria y de intimidad, se incorporó la mística y la oración en determinadas horas del día. Otro cambio fue tener como principal para la convivencia la educación de los niños, los juegos, la música y el amor a la naturaleza. La alimentación también sufrió cambios ya que aprendieron los rudimentos de los cultivos, huerta, cría de animales de corral, caballos y vacas.

La siembra y la cosecha se volvió un acto cultural. Las personas se reunían para las cosechas, las tareas pesadas se hacían comunitariamente, las fiestas se hacían para festejar estos encuentros como corolario de un trabajo de grupo. Los jóvenes bonaerenses iban en el verano y enloquecían por quedarse pero como los inviernos eran fríos, intensos y lluviosos se volvían. En ese tiempo se vivía con muy poco, y al no haber cánones ciudadanos no había preocupación por la ropa de marca, el café, el diario, etc. En 1982 una ordenanza municipal declaró: “El Bolsón, Primer Municipio Ecológico de Latinoamérica”“El Bolsón, zona no nuclear”“El Bolsón a favor de la Vida”.






Casi como una expresión obvia, Matamala acota que no eran bien vistos, que "no les tenían ninguna simpatía; primero, por la promiscuidad en la que decían que vivían, aunque no era tan así. Los industriales de aquella época los acusaban de que eran violentos; sin embargo, cuando hacían los allanamientos encontraban libros de Mahatma Gandhi o de Lanza del Vasto. Y, si bien consumían, no era tanto como se decía".

Como "movimiento contracultural" es considerado por muchos "revolucionario".

Frente al colorido psicodélico del llamado "flower-power" las ropas oscuras y desgarradas, frente al pelo largo de los hippies el pelo corto y erizado, botas militares versus sandalias y zapatos artesanales de cuero, canciones cortas de tres o cuatro acordes enfrentadas a los extensos y virtuosas canciones del rock sinfónico y psicodélico.


En el ya mencionado anteriormente documental Hippies en El Bolsón de "Paco" Caparrós, Verónica Raya describe el nacimiento de su hijo, en la comunidad del Río Azul, al que llamó Merlín.

"Fue recibido por una de las chicas y en el momento del nacimiento todos se habían puesto a tocar rock. Eran muchos gritos de rock, mucho movimiento de canciones con las guitarras y en ese instante los chicos, que estaban muy entusiasmados con el nacimiento, fueron al pueblo a avisar que nacía. Justo había un periodista que estaba de paso y se enteró. Vino para acá y dijo `Esto es una nota'; era de una revista muy amarilla que tituló La comunidad insólita".

Luego, relata cuál era la situación en Buenos Aires, desde donde habíamos emigrado los integrantes de la comunidad.

"Veníamos de una ciudad (Buenos Aires) donde todo era muy duro; llegábamos al hotel Lorenzi (donde también vivíamos en comunidad) y de pronto nos apuntaba la brigada. Nos preguntaban qué teníamos en los bolsillos y dónde estaba el gordo Pierre o Tanguito. Estábamos presos todo el tiempo por hippies. A los chicos les cortaban el pelo y como no tenían dónde ponerlos generalmente terminaban en el Borda o en el Moyano ... todo porque cuando nos preguntaban qué éramos, nosotros les contestábamos 'Somos'".

ESTO NO LO ESCRIBI YO


 


FUENTE: https://www.taringa.net/posts/info/13716439/La-historia-de-los-Hippies-en-El-Bolson.html 
La historia de los Hippies en El Bolsón - Info  




















sábado, 20 de enero de 2018

Jujuy







El Pujilay es la encarnación del Carnaval, reconocido popularmente como el espíritu de la Chaya y es parte de las tradiciones locales a la hora de celebrar esta fiesta.

De acuerdo con las tradiciones del Norte argentino, al iniciarse el Carnaval del Diablo hay que desenterrarlo y después de ocho días se procede a su entierro. Durante esos ocho días se vive un frenesí de alegría, danzas, bebida y todo tipo de desbordes porque este carnaval puneño conlleva la transgresión de todos los hábitos, la subversión de todos los valores ya que durante ese período pasa a reinar el Diablo.

El desentierro


La ceremonia comienza con el desentierro del diablo en cada comarca o poblado del Norte argentino. Se arman las distintas comparsas que tiene cada una en particular su propio sitio de desentierro. A ese sitio llegan todos sin disfraces caminando detrás del estandarte alegórico de cada comparsa. Se reconoce al sitio por un cúmulo de piedras amontonadas, adornadas con serpentines, guirnaldas de flores y vellones de lana. Una vez allí se rinde homenaje a la Pachamama, agradeciéndola por los dones recibidos durante todo el año y presentándole ofrendas derramando chicha fermentada sobre la tierra o arrojando hojas o cigarrillos de coca encendidos sobre la tierra, para que "deje salir al Carnaval".
El comienzo

Cada comparsa tiene sus propios diablos preparados para que surjan de pronto desde atrás del cúmulo de piedras. Estos diablos menores son los que tienen a su cargo la organización de la diversión. Deben tener el rostro cubierto y exhibir en el pecho el nombre de la comparsa a la cual pertenecen. El Pujilay es la encarnación del Carnaval y reconocido como el espíritu de la Chaya que tiene un sentido masculino.
Son siete días

Durante siete días se amanece al son de los golpes de caja y se duerme con el aroma de la albahaca. Toda la fuerza del hombre que se ha venido acumulando en la soledad del duro trabajo de la tierra para dar sus frutos hace explosión en la Chaya con la copla:
Dicen que el Carnaval viene
Por la lomita pelada
Aquí lo estoy esperando 
Con la alojita colada
Y la alegría que viene danzando en las polleras de colores de las coyas, en los brindis del grito vinero, en el canto de los chayeros y en el golpe del tambor que como corazón de la tierra viene acompañado de vidalas y el lamento de las coplas.
Al llegar al paraje escogido dos del grupo cavan una sepultura mientras que los otros cubren al muñeco con ramas de albahaca, harina, papel picado y lo empapan de aloja y vino y cuando el hoyo ya está listo, lo introducen y lo cubren con tierra. Las mujeres lloran y los hombres se lamentan, por la pérdida de la alegría cantando las últimas y tristes vidalas. Y todos se alejan con el alma triste, porque habrá de pasar doce meses para poder volver a la alegría y el olvido y celebrar otra vez el ritual del Carnaval del Diablo.
Siete días de festejo y euforia hasta un adiós que dura un año
Las comparsas se cruzan por los caminos en donde se libran verdaderas batallas de harina, almidón y papel picado. Con un fino polvo de Luna - y de harina se cubren los rostros y la ropa. Se va de casa en casa bailando, chupando, cantando siempre que se tenga una buena provisión de aloja, vino, albahaca, almidón y papel picado.
Así pasan los siete días de jolgorio y cuando se acerca el final se vuele a las tristezas y lágrimas. El dios de la Chaya, el Pujilay personificado por un muñeco hecho de papel y trapo es colocado en el lomo de un burro y tirado por un chayero que lo lleva a enterrar. Es el último día y todos siguen al Pujilay que se detiene en alguna casa a beber y que le echen chicha y vino al Pujilayapero cuando el sol se oculta. Así el Pujilay, da libaciones y quereres y ese rey de tantos días será enterrado por un año.

ESTO NO LO ESCRIBÍ YO





viernes, 12 de enero de 2018

Moises Ville



Por Hernán Cabrera
Moisés Ville es una comuna ubicada en el departamento San Cristóbal, provincia de Santa Fe. Está a 320 kilómetros de Rosario y a 177 de Santa Fe capital. Fue fundada en 1889 por un grupo de judíos europeos del este y rusos que escapaban de los pogroms y de las persecuciones. Los fundadores llegaron a Argentina en el barco Weser el 12 de agosto de 1889. Moisés Ville se convirtió en una localidad canónica de los gauchos judíos que trabajaron la tierra en Argentina a fines del siglo XIX y principios del XX.

foto2

El ascenso social causó una baja poblacional porque los jóvenes se fueron a las grandes urbes (como Rosario y Buenos Aires) en búsqueda de educación superior y oportunidades.
Moisés Ville, con sus colonias hermanas de Mauricio y Villa Clara, fueron los ejemplos paradigmáticos del trabajo de la Asociación Barón Hirsch de Colonización Judía.
Javier Sinay escribió un libro acerca de Moisés Ville, que refiere a la matanza de los colonos por parte de los gauchos.
“Los crímenes se dieron a fines del siglo XIX y principios del siglo XX, en un momento en el que el campo argentino estaba transformándose y modernizándose”, cuenta Sinay, periodista y autor de “Los crímenes de Moisés Ville”, que reconstruye la historia de los asesinatos que conmocionaron al pequeño pueblo santafesino.
Javier Sinay escribió un libro acerca de Moisés Ville, que refiere a la matanza de los colonos por parte de los gauchos.
“Los crímenes se dieron a fines del siglo XIX y principios del siglo XX, en un momento en el que el campo argentino estaba transformándose y modernizándose”, cuenta Sinay, periodista y autor de “Los crímenes de Moisés Ville”, que reconstruye la historia de los asesinatos que conmocionaron al pequeño pueblo santafesino.
Conclusión entrevistó a Eduardo Aguirre, actual secretario de Acción Social del sindicato de Empleados de Comercio de Rosario y residente de Moisés Ville
foto3
Si bien no fue mi pueblo natal, allí viví toda mi infancia y adolescencia, tengo continuidad en las vivencias de Moisé Ville, sí sin la ese final porque nosotros lo decimos así. Era un sociedad muy activa, que llegó a tener industrias metalúrgicas, fábricas de caramelos, de juguetes y culturalmente fue el primer pueblo en tener su propio edifico de biblioteca”, recordó. Además agregó: “Fue la primera cooperativa agrícola en la provincia porque el judío traía de Europa el cooperativismos en su sangre, también tiene un teatro muy bello, en un pueblo que llegó a tener más de 6.000 habitantes y ahora cuenta con 2.000”.
—¿La religión es muy importante?

—Tengo unos recuerdos extraordinarios de la convivencia religiosa cuando era joven, si bien había por ahí algunas pequeñas diferencias, eran los menos, hubo asimilación al revés, ya que yo era católico de origen en un pueblo judío. En ese momento la religión era muy fuerte, yo era un cristiano asimilado al judaísmo, tal es así que yo digo que soy ideológicamente soy un judío socialista, un judío progresista, un judío humanista. La convivencia era muy buena, la población era muy definida, estaba la sociedad fuerte judía y de origen italiana, que era muy poca, después estaba la orilla del pueblo, a pesar de no tener río, porque estaba todo el criollaje, santiagueños, tucumanos, chaqueños, que venían a trabajar a los campos judíos y las mujeres criollas que trabajaban en el servicio doméstico. Teníamos dos clubes, y ahí tampoco no había diferencias entre judíos y católicos, hasta diría que el judío de Moisé Ville y el gringo y criollo se educaron viendo crecer a sus hijos en las mismas escuelas, corriendo atrás de las mismas pelotas de fútbol, si se lastimaban veían el mismo color de sangre, no había problemas, hasta me emociona recordarlo porque era para mí el edén el pueblo, por el comportamiento de las clases sociales y religiosas.foto4
—¿Y las costumbres culinarias las recuerda?
—Sí. Yo tuve mala suerte porque mi mamá, aparte de no ser judía, era mala cocinera, no le gustaba la cocina. Podía escribir un poema, pero cocinar no, yo por eso picaba algo de mis amigos judíos, la cocina judía sigue siendo muy tradicional en el pueblo, además me acuerdo de las tortas alemanas, porque después vinieron los judíos alemanes durante la guerra y tengo un amigo, Claudio Friztler, y la madre hacía unas tortas alemanas increíbles.
—¿Perdura aún la colonia judía en Moisés Ville o ya hay más mezcla?
—Yo recuerdo que en la elección del año 1999, cuando ganó Fernando De la Rúa, el 32% de los apellidos eran judíos en el padrón de Moisés Ville, eso significa que ya en esa época quedaban muy pocas, calculo que ahora debe haber menos familias judías. Al pueblo lo están proponiendo como Patrimonio Mundial ante la Unesco. Estaríamos todos muy orgullosos si así sucede. Moisé Ville es un gran pueblo con mucha historia y muy buenas personas.

ESTO NO LO ESCRIBÍ YO
FUENTE :http://www.conclusion.com.ar/la-region/moises-ville-historias-y-tradiciones-en-el-primer-pueblo-judio-de-santa-fe/05/2016/    











domingo, 7 de enero de 2018

Resistencia

Bienal Internacional de Esculturas

Bienal de Esculturas
(Bienal de Resistencia)
MusEUM, Museo de las Esculturas Urbanas del Mundo. Resistencia, Chaco..jpg
MusEUM, Museo de las Esculturas Urbanas del Mundo
Localización
PaísFlag of Argentina.svg Argentina
CiudadResistencia
DirecciónAv. de los Inmigrantes 1001
Información general
TipoConcurso internacional de esculturas
Coleccion(es)Esculturas en madera, metal y mármol

Inauguración1988
Información visitantes
Sitio webSitio oficial
Coordenadas27°26′12″S 58°58′53″OCoordenadas27°26′12″S 58°58′53″O (mapa)
[editar datos en Wikidata]
La “Bienal Internacional de Esculturas” que se realiza desde 1988 en la ciudad de Resistencia, Argentina, es un concurso organizado por la Fundación Urunday y el Gobierno de la Provincia del Chaco-conformando el 'Comité Organizador'-. En cada edición, entre diez y quince artistas del ámbito regional, nacional e internacional son previamente seleccionados teniendo en cuenta su participación en éste u otros certámenes previos. Durante el plazo de una semana, deben realizar su obra al aire libre y a la vista de los visitantes. Al finalizar la semana, el sábado por la noche, se lleva a cabo una ceremonia de clausura, con su correspondiente entrega de premios. Al finalizar el concurso, las obras son expuestas durante 60 días. Luego de este tiempo, son repartidas en distintos puntos de la ciudad bajo el título de Patrimonio Cultural de la Ciudad de las Esculturas.
El concurso es el evento más importante que se lleva a cabo en Resistencia y esto se ve reflejado en los visitantes que reciben los escultores por día y los asistentes al acto de clausura. En los alrededores del área de trabajo se realizan distintas actividades culturales, como seminarios de arte, conciertos y espectáculos.
El eslogan con el que históricamente la Fundación Urunday presentó este certamen es el siguiente: "Invitamos a todos los habitantes del planeta a sentir la calidez de nuestra gente. Y les aseguramos, que en cada invierno de sus vidas, habrá un Chaco y una Resistencia, la Ciudad de las Esculturas"


Escultura: Bosque. Escultor: Baku Inoue. Ubicada en el MuSEUM.Si bien el concurso en sus orígenes comenzó con un carácter local y nacional, lentamente pasó al ámbito internacional. Su denominación cambió a lo largo de los años, de acuerdo a las características del momento:
  • Concurso Nacional de Escultura en Madera (6 ediciones: 1988 ~ 1993),
  • Concurso Internacional de Escultura en Madera (2 ediciones: 1991 y 1994),
  • Trienal Nacional de Escultura en Madera (1995),
  • Trienal Americana de Escultura (1996),
  • Concurso Milenio (1999).
  • Bienal Internacional de Esculturas (desde 1998).
Asimismo, la entidad organizadora de este evento recibió el nombre de Fundación Urunday, como homenaje a la materia prima de los primeros certámenes de esculturas organizados en dicha ciudad. Tras la organización del primer evento en 1988 y la posterior inauguración de la Fundación en 1989, los certámenes establecían el uso de la madera de urunday como materia prima para el tallado de las esculturas, hasta que en 1996 se abrió la posibilidad de emplear nuevos materiales como el Mármol Travertino​ el de Carrara​ y distintos tipos de metales,​ a fin de preservar la población forestal.
Desde 1997, el certamen cuenta con el apoyo de la Unesco.
Tradicionalmente este concurso se celebraba en la Plaza 25 de mayo de 1810, plaza central de Resistencia, y desde la edición 2006, se optó por el recientemente inaugurado Paseo Costanero del Río Negro. De la misma manera, las esculturas de los certámenes anteriores solían ser emplazados en el "Paseo de las Esculturas", sobre la avenida Sarmiento, pero al ser el terreno de propiedad del Poder Judicial de la Provincia, las obras debieron moverse, y ahora un destino común para éstas es la recientemente renovada Laguna Arguello. Gracias a esta Bienal, hasta julio de 2012, la ciudad cuenta con alrededor de 550 obras de arte en casi toda su extensión. Por su enorme aporte a la cultura y el arte argentino, la Fundación Konex le otorgó un Pemio Konex - Diploma al Mérito

ESTO NO LO ESCRIBÍ YO